ganomas.info es gestion low cost

Avanza la crisis, la demanda se debilita, los clientes… desaparecen

A fecha de hoy, al menos en España, se promueve desde las empresas una única vía de continuidad en la actividad mercantil: reducción de los gastos, especialmente los laborales.

mas desempleo y precariedad quiebran a la pyme

Este mensaje, que se inicia desde la cúpula superior de las organizaciones empresariales, tiene para ésta su sentido: usted no puede dejar de emplear la electricidad, seguirá pagando por ella. Si las empresas eléctricas le suben el precio, a lo que no puede oponerse, y despiden a un porcentaje muy alto de sus empleados, precarizando a los que quedan trabajando… El resultado es simple, las empresas eléctricas, se forran.

Pero usted no es una compañía eléctrica, sus necesidades no tienen ninguna relación con las recetas de la patronal, todo lo más le están destruyendo!!!

Si cada vez hay menos gente trabajando, y los que lo hacen se enfrentan al riesgo diario del despido o el empeoramiento de sus condiciones laborales… ¿quién va a contratarle un viaje? ¿a quién le va a hacer reformas en su hogar? ¿quién va a comer en su restaurante? ¿quién va a comprar su calzado? ¿Cómo piensa que su pequeña empresa puede sobrevivir?

Desde la dirección patronal, se tiene un control férreo de las organizaciones empresariales locales, a través de sus delegaciones que se convierten en canalizadores del mensaje de la bondad de la precarización. Hoy, las micro y pequeñas empresas, con el enorme porcentaje de empleo y PIB que representan, sólo pueden mantenerse si rompen de manera clara, directa y radical con las organizaciones empresariales, que están existiendo desde décadas atras, muy vinculadas, e incluso radicalizadas, poltícamente. La politización no genera riqueza, es más se vincula de manera sibilina a las acciones más criticables de las organizaciones políticas; las micro y pequeñas empresas deben mirar al mercado, la economía, y trabajar por eliminar y hacer desaparecer las prebendas, nunca basadas en eficiencia del mercado y menos aún en objetividad económica.

las pymes deben ser valientes para romper con organizaciones empresariales poco claras en sus fines

Las necesidades hoy, no pasan por seguir machacando a la capacidad de compra de los clientes, pasa precisamente por activar sus ingresos que, derivarán en compras y por tanto en actividad económica. Cualquier reducción de prestaciones, cualquier recorte, cualquier subida de impuestos, cualquier subida de precios, cualquier reducción de servicios… En defintiva cualquier extracción de la riqueza por políticos o gran patronal, genera de manera directa el cierre de docenas de microyh pequeños negocios, que son precisamente los que más empleo y riqueza aguantan a sus espaldas.

Mucho se habla de la necesidad de cambio, de la innovación. La mype (micro y pequeña empresa) hoy tiene una objetiva necesidad de afrontar transformaciones, no sólo organizativas; además estratégicas y culturales. De la crisis actual sólo se sale o rompiendo con los modelos mentales empresariales del pasado, o despareciendo. Téngalo claro, los bancos no le van a financiar, los gobiernos locales y autónomicos no le van a apoyar, la patronal tiene unos intereses contrapuestos a los suyos… Su empresa, por muy importante que sea para usted, no tiene volumen ni facturación suficiente para que estimule o motive a ninguna de las organizaciones referidas. Es hora de decidir si afrontar el futuro o enrocarse hasta la desaparición 

Y téngalo claro, propietario de una mype (micro y pequeña empresa), cualquier cierre supone que la riqueza que se deja de generar por ese negocio que ha dejado de exisitir, ha sido absorvido por las empresas de la patronal o las familias clan afines a los políticos.

Así de claro

Anuncios

Ser PYME o no ser…

En el ideario de creación, desarrollo y continuidad de una empresa, aparece frecuentemente el concepto del esfuerzo, del trabajo dedicado, de la idea, la oportunidad, de la competencia, … el capital para iniciar el camino.

Es de gran interés analizar cómo en la inmensa mayoría de ocasiones en que se han forjado compañías de suficiente entidad, se han dado alguna de estas consecuencias: capital público o subvención directa, capital disponible privado por exceso de capacidad de ahorro (les sobraba pasta),  o vía libre de crédito desde la entidades financieras. Si a esto sumamos la creación de estas empresas sobre un entremado de normativas legales, exigencias administratias, empresas subsidiarias pantallas para derivar posibles responsabilidades futuras; nos encontramos con que son las empresas que surgen bajo estos contextos las que tienen oportunidad real de permanencia y continuidad. Y la tienen porque nacen con capacidad financiera suficiente, cumplen unas exigencias normativas a las que no tienen acceso la inmensa mayoría y, a la vez se organizan aislando  responsabilidades futuras.

si la competencia fuera real

Para todo aquél que esté iniciando o tenga una empresa operativa que no haya nacido o se encuentre bajo las circunstancias descritas, siento decirle que sus oportunidades de supervivencia son mínimas. Caerá más pronto que tarde por una puntual falta de liquidez que dispare las demandas por obligaciones garantizadas, sin ningún limite operativo. En ese momento, una “gran empresa”, nacida bajo el auspicio de una supuesta e irreal competencia perfecta, adquirirá el negocio en quiebra por un módico precio, si la empresa que usted ha creado es realmente valiosa.

No quiero trasladar una visión de pesimismo con lo escrito, sólo de realidad. Suele hablarse sobre la igualdad de oportunidades, y por tanto de posibilidades reales de multiplicar el éxito del conocimiento de una socidad completa, que genera un sistema formativo en el que todos los estudiantes tuvieran las mismas condiciones de salida, soporte, acceso a contenido, libros, profesorados, instalaciones,… De la misma manera, en una sociedad donde las empresas se iniciaran en igualdad de oportunidades, serían sólo aquéllas de valor las que prosperarían y generarían mayor cantidad de riqueza con los mínimos recursos.

La economia de rapiña empobrece a la sociedad

La realidad es, que sobreviven empresas por condiciones no puramente económicas, basadas en la competencia y la eficiencia; sino que sobreviven por causas normativas, políticas, restrictivas en el acceso,… No se genera un tejido empresarial basado en la eficiencia, sino en organizaciones que operan para “extraer” el máximo a la sociedad a cambio de retornarle el mínimo. Se generan organizaciones cuyo comportamiento antieconómico es de auténticas extractoras de riqueza, y se hacen grandes, pero lo son resultando tremendamente costosas para una sociedad que, en su conjunto, va perdiendo día tras día su riqueza, que se traslada a estas organizaciones basadas en la “economía de rapiña”; para que finalmente la hagan desaparecer en un paraíso fiscal…

¿Existe alguna microempresa o PYME que realmente esté interesada en operar en entornos económicos donde la competencia es tan irreal y tan desigual?

El futuro exige estrategia

Microempresas y externalización

Cuando se habla de la gestión de la microempresa, suelen aparacer referencias a “el asesor“, “el informático“, “el de la imprenta“,… es decir personas con  nombre y apellidos concretos y, una relación personal y profesional estrecha que asumen de manera directa ciertas actividades que son necesarias para la micropyme, y que ésta no puede absorver por sí misma.

Los servicios externalizados deben aportar un valor superior al coste que nos suponen

La personalización a la hora de resolver estas necesidades viene motivada la mayoría de las veces por la necesidad de que éstas queden resueltas, con la aplicación del mínimo coste posible. Desde esta perspectiva, se considera que alguien más o menos conocido y reconocido resolverá, y repercutirá un coste relativamente bajo, o al menos suficientemente asumible. Lo interesante para la microempresa es finalmente lograr la liberación absoluta y despreocupación de estas tareas, obteniendo una dedicación total al objeto de su negocio, que es finalmente de dónde obtiene sus ingresos.

Esta perspectiva, si bien tiene su sentido, supone de facto no una contratación de unos servicios, sino una total delegación de funciones con todas sus consecuencias. La micropyme no percibe, en general, que está realizando una subcontratación de procesos principales de la gestión empresarial, y por tanto básicos para su continuidad y existencia. Esta actitud fue similar en las grandes organizaciones cuando se inició la externalización de tareas empresariales, no vinculadas al corazón de su negocio. Inicialmente también se asumía el modelo de delegación, pero el tiempo les ha demostrado que, aunque externalizadas estas tareas, forman parte de sus procesos. Quiere esto decir que, el buen hacer o no de estas empresas repercute directa y seriamente en su propia continuidad. No se encontraron frente a un mero coste que eliminaba una tarea, descubrieron que ese coste se asume a cambio de unas prestaciones que suponen unos resultados y unos objetivos que deben ser medidos, calificados e identificados mediante criterios objetivos de calidad.

La medición de estas prestaciones de servicios externas, sirvió para poder conocer si estaban aportando, o no, realmente un valor añadido a la organización; si éste valor añadido suponía un coste real superior, o no, al precio pagado por los servicios; descubrieron la necesidad de fijar criterios y operaciones precisos y definidos para la entrega de recursos e información a, y recepción de resultados, desde las empresas a las que habían externalizado servicios. Finalmente se evaluó de manera objetiva la eficiencia financiera obtenida, la aportación a la mejora de los resultados financieros de la organización de la externalización, o no, de determinados servicios, a determinadas empresas.

El futuro exige estrategia

Quizá todo este trabajo, realizado por grandes corporaciones, pueda resultar de partida enorme y desproporcionado para la micrempresa, y desde luego no pretendemos animarlas a asumir tan enorme tarea. Pero sí, nos gustaría invitarlas a revisar y conocer despacio cuántos servicios tienen externalizados. Olvidemos “al asesor, y pensemos que finalmente es un proveedor externo que realiza un trabajo para mí, a cambio de una contraprestación; hecho este cambio de pensamiento, llega el momento de analizar si el servicio que ofrece es de calidad, mantiene continuidad, me aporta los conocimientos que preciso; y el coste que me repercute queda justificado por mis necesidades y su calidad del servicio. Invitamos a realizar este análisis para cada proveedor externo, a escribir en un lado de un papel su aportación a mi empresa, y en el otro lado el coste. Cuando estén todos registrados, será el momento de conocer exactamente cuánto me estoy gastando anualmente en estos servicio y qué estoy consiguiendo… a la vista de los resultados, ¿se les puede pedir más? ¿se les debería pagar menos? ¿se deberían eliminar? ¿se deberían sustituir? 

Los servicios externalizados deben aportar simpre un valor añadido superior al coste que nos suponen

La supervivencia empresarial, cuando sobrevivir es el autentico riesgo…

Esta semana se ha publicado en España un informe sobre las perspectivas del sector de las tecnologías de la información. Este sector, considerado tradicionalmente como dinámico e innovador, llega a la conclusión de que durante los próximos meses y, para la mayoría de las empresas del mismo, su objetivo es sobrevivir.

A raíz de esta publicación, he querido analizar el concepto de supervivencia de una empresa, pues me ha resultado curiosa su aplicación. Cuando hablamos de supervivencia, es siempre hacia el mundo animal y hace referencia a la imperiosa necesidad de cubrir necesidades vitales, sin las cuales la muerte es segura: agua, alimento, cobijo. Pero, la supervivencia añade otro factor más: reproducción, ninguna especia podrá jamás sobrevivir si, no forma parte de sus necesidades vitales la propia continuidad a largo plazo de la especie. ¿Son éstas las acepciones que subyacen bajo la idea de la supervivencia de las empresas?

supervivencia

Supongo que el concepto se aplica a la necesidad de resolver la cuestión más directa de la causa de desparación de una empresa: la falta de liquidez (no se puede acceder a dinero para continuar las operaciones), y el desajuste de caja (los gastos superan los ingresos). Claramente, ninguna organización puede operar sin dinero, máxime cuando muchas de ellas mantienen un altísimo nivel de endeudamiento, reclamado y no renovado, por las instituciones financieras en quienes habían confiado, hasta ahora. No voy a entrar en este blog en esos problemas, sino en el concepto de reproducción, que mantiene vivo a las especies; la necesaria estrategia de continuidad más allá de la obligación de cubrir las necesidades básicas diarias. Sin este objetivo de largo plazo, la supervivencia como modelo de gestión tiene algo seguro: morirá, quizá algo más tarde, pero seguro que morirá y desaparecerá irreversiblemente.

Quizá quien plantea la supervivencia empresarial sin un objetivo de continuidad, pueda entender que el día después de que las necesidades apremiantes de sobrevivir puedan percibirse suficientemente aseguradas, todo continuará igual que el día antes del inicio de la situación extrema presente. Quizá por ello, sólo considera necesaria la preocupación por el día a día, cuando todo esto pase, ese mismo díae todo seguirá tal como estaba cuando operábamos con éxito. 

El futuro exige estrategia

Pero, para quien sólo considere sobrevivir, tenga esto en cuenta: el cambio en el mundo empresarial, competitivo como el animal, es continuo, imparable y no retroactivo. Quiere esto decir, que cada día que su empresa, además de sobrevivir, lo pierda en el proceso de adaptación, preparación y asimilación de los nuevos modelos y maneras de relación mercantil, que necesariamente eclosionarán tras el período de crisis, pues ya están consolidándose; tendrá asegurado que, ese día, ese mismo día, tras tantos meses de supervivencia, descubrirá que no tiene capacidad de competir, que ha quedado fuera del mercado, que ha perdido la oportunidad de la adaptación y adecuación. Será en ese mismo momento, cuando haya llegado al final de su período de supervivencia, cuando desaparecerá, sencillamente…, sin más.

¿Considera que esta pueda ser su realidad, y su necesidad futura, aunque no la haya percibido por el terrible día a día de la supervivencia?

Comunicación interna 360º

Blog especializado en comunicación interna

Sobre el concepto de comunicación 360º y la necesidad de que se consiga primero un dialogo interno entre los colaboradores. Esta es la condición para conversar con las audiencias externas con eficacia.

Comunicación 360º el trabajo coordinado con áreas claves

La Comunicación de 360 grados es una estrategia de comunicación basada en un modelo de diálogo constante y dinámico que coordina acciones conjuntas con las  áreas claves de la empresa: marketing, socialcrm, RRPP, publicidad, comunicación externa e interna con el fin de generar conversaciones que ayuden a conseguir los objetivos empresariales.

Ver la entrada original 779 palabras más

Por qué su empresa NO está en condiciones de implantar un ERP

grandes Pymes

erp implementarpor Sergio Martinez

No todas las empresas se encuentran en disposición de abordar una implantación de un ERP, bien por deficiencias estructurales, culturales, operacionales, formativas, etc.

En ocasiones nos encontramos con que muchas empresas quedan limitadas por su software operacional, bien por desarrollos a medida que han ido quedando obsoletos, por programaciones estándar que no se han adaptado al sector en cuestión, por cancelaciones inesperadas de contrato, etc. En este punto, la empresa ha de tomar la decisión de implantar un nuevo software, tarea nada fácil dada la diversidad de productos existentes en el mercado.

En primer lugar, habrá de elegirse la modalidad de software a implantar: programación a medida, software horizontal o software vertical (dentro de las dos últimas categorías, existirán variantes que permitan adaptaciones a medida). Esta decisión inicial nos condicionará otras elecciones futuras.

Lo más aconsejable suele ser el software vertical sectorizado (aunque dependerá de varios criterios)…

Ver la entrada original 1.056 palabras más

Gestión del conocimiento en la pyme: cuestión de supervivencia

grandes Pymes

Bianka Hajdupor Bianka Hajdu

Qué es la gestión del conocimiento

La gestión del conocimiento es una disciplina nacida a principios de los años 90 en grandes organizaciones, que fueron las primeras en darse cuenta de la necesidad de capturar y poner en valor el conocimiento que generaban y primeras también en disponer de los medios para hacer algo al respecto. Ese «algo» fue la implementación de sistemas informáticos como los repositorios de conocimiento y de estructuras organizativas como las comunidades de práctica que, desde entonces, han ido evolucionando de la mano de los cambios tecnológicos y sociales.

Entre estos cambios tecnológicos y sociales se encuentra uno que nos interesa en especial: el acceso masivo de las personas y las pymes a Internet, la tecnología que está desencadenando cambios sólo comparables en su alcance a los causados por la máquina de vapor. Precisamente por ese poder disruptivo, las pymes que no usan…

Ver la entrada original 765 palabras más